martes, 10 de agosto de 2010

Mi nuevo libro: Parques Nacional del Oeste de USA


Nuevo libro ya disponible!


He estado esperando a comprobar las primeras pruebas impresas, antes de publicar la información sobre el libro. Ahora, una vez recibidas y pasado el control de calidad, el libro ya está disponible on-line en Blurb:

Un viaje evocativo a través de los Parques Nacional del Oeste de USA, utilizando como soporte el tratamiento subjetivo de la imagen en blanco y negro digital.

7 Estados, 158 páginas, más de 70 fotografías en blanco y negro y un pequeño ensayo sobre las posibilidades que el blanco y negro digital nos brinda actualmente (edición bilingüe: castellano, inglés).

Puedes ver algunas imágenes del libro a través de la página de previsualización, siguiendo este enlace:

Respecto a los textos del libro, puedes encontrar una pequeña selección a continuación:

"Sobre el blanco y negro digital:
La llegada del soporte digital supuso un cambio rotundo para muchos medios preexistentes, así como para la creación de otros nuevos. En el caso de la fotografía, la velocidad del cambio al proceso íntegramente digital fue tan vertiginosamente rápida, que superó incluso las previsiones de los profetas más "filotecnólogos (permítaseme la inclusión de un neologismo, algo tan habitual en el lenguaje tecnológico).

Con la popularización de la fotografía digital, la imagen en blanco y negro (al igual que otros procesos analógicos), pareció pasar a un segundo plano. Afortunadamente, sólo lo pareció.

Esta rápida evolución, que ha convertido el soporte digital en el "standard" más rápidamente implantado, ofrece una flexibilidad sin precedentes para la fotografía. Tanto para la clásica imagen en blanco y negro, como para el resto de acabados fotográficos.

(...)

Para exponer mi opinión sobre las posibilidades que ofrece la fotografía digital, expondré sólo algunos ejemplos relacionados con la imagen en blanco y negro.

(...)

Hablaba de ejemplos; veamos tres de ellos. Voy a exponer sólo tres (que pueden desdoblarse en otros muchos). Lo que podríamos denominar "tres deseos" que podría tener un fotógrafo que trabajase con película de blanco y negro en la época analógica. Cada uno de ellos, estará relacionado con tres momentos clave del proceso fotográfico: la toma (en la época digital, más habitualmente denominada con un término no ausente de connotaciones paralelas: "la captura"), el revelado de la película y el positivado:

(...)

La flexibilidad de los archivos digitales permite que convirtamos las imágenes captadas "en color" (RGB) a blanco y negro interponiendo cualquier densidad cromática en el momento de la conversión, como si fuese el momento de "la toma" (por cierto, con sutiles diferencias como la tranquilidad de hacerlo ante el monitor; lo que nos permite realizar varias pruebas y observar los resultados, sin tener que preocuparnos por ello en el momento de la captura). Así mismo, podemos modificar la densidad, grano, contraste y gradación tonal de nuestras imágenes a voluntad. Todo ello, de una forma mucho más sutil y sin la necesidad de virtuosismo requerida para los mismos menesteres en la época analógica.

Antes dije que la fotografía digital permitía mucho más. Y así es. Con el ánimo de no excederme en esta introducción, (ánimo de no ser exhaustivo, al que ya me he referido anteriormente), expondré sólo algunas de las herramientas que sustituyen (y amplían enormemente) las posibilidad que antes nos brindaban las casi imprescindibles "reservas" en el momento del positivado: actualmente podemos trabajar con selecciones, pinceles, capas, canales,... y una gran variedad de herramientas más (condicionadas por su modo y el nivel de opacidad que queramos para cada una de ellas). No debemos olvidar que esta amplitud de combinatoria se multiplica con las posibilidades en el momento de la captura (una vez más, sin pretender ser exhaustivo: ISO variable a voluntad, filtros para la reducción del ruido y grano cada vez más avanzados, trabajando con sensores cada vez más sensibles y con menor ruido, etc.).

(...)

Tras este ligero y sintético recorrido por todo lo que permite nuestro actual soporte fotográfico, supongo que habrá ciertas opiniones parcialmente reticentes...

Entiendo perfectamente (entre estas posibles reticencias) a aquellos que consideren la fotografía monocroma como algo "distinto a un acabado". Por el contrario, ven (y/o reconocen desde la época analógica) a la fotografía en blanco y negro como "un modo de mirar, captar y expresar", más que un simple acabado. Entre otros argumentos, entiendo (y comparto) ésta opinión así como la que siente desconfianza ante la función "deshacer" en la elaboración de un criterio. Estoy totalmente de acuerdo en ello. Para trabajar en blanco y negro, resulta muy útil (pero no imprescindible), mirar en blanco y negro. Es decir: previsualizar el resultado final cuando estamos ante de la escena.

Observar la escena tomando decisiones, ya no sólo sobre la captura (exposición, encuadre, ...) sino sobre la fotografía final a nivel formal es una ayuda inestimable. Qué aparezca en la imagen, dónde aparezca y cuál sea su luminosidad ante la ausencia de color (seguimos hablando sobre el blanco y negro), ayuda al fotógrafo a tomar todas las decisiones en un mismo sentido, armonizando contenido y continente.

Esto no está reñido con la fotografía digital. La elaboración de un criterio es tan importante como lo era antes. y la flexibilidad del soporte digital ayuda a la creación de ese criterio, igual que puede permitir no hacerlo...

(...)

Al respecto de este libro:

En un trabajo fotográfico como el que se presenta en este libro, la capacidad descriptiva e incluso documental (rozando la "aparente objetividad", tradicionalmente asignada al lenguaje fotográfico), no es la pretensión esencial. Por el contrario, la intención es aprovechar un lenguaje mucho más rico y mucho más fotográfico desde mi punto de vista: la capacidad de evocación, atemporalidad, subjetividad. Así mismo, no hay ningún tipo de linealidad, ni artificio externo en la organización de las imágenes, a excepción de los propios connaturales al soporte de libro (doble página, portada, orden de lectura, etc.).

(...)

La edición fotográfica no se ha basado en criterios ritmos, ni pautas prefijadas. Ya es poco original publicar un libro sobre los Parques Nacionales de Estados Unidos, tras los magníficos trabajos que constan en la memoria de cualquier aficionado a la fotografía con un poco de bagaje sobre las autores clásicos y no tan clásicos, americanos, o de otros continentes, etc. como para pretender ser original con su ordenación. No puedo dejar de pensar, al intentar hacerlo, que es una mera excusa... y por tanto, algo ajeno a este trabajo fotográfico.

Sí, sí, así es... no hay una pauta externa de edición que justifique místicamente el trabajo. La selección y ordenación de las imágenes a lo largo del libro se ha llevado a cabo evitando cualquier pauta de este tipo; ni rítmicamente controlada, ni caóticamente pretendida. Obviamente, alguna razón habrá habido para mantener (por ejemplo) en la página 49 la imagen la imagen que hay en la página 49 y no otra. Llamémosle simplemente azar... y no demasiado pretendido, o llamémosle "¿por qué no?" (que al fin y al cabo, es más o menos lo mismo).

En este caso concreto, el resultado final no debe gustar o dejar de gustar porque alguien conozca la "clave" con la que descifrar la críptica distribución de las imágenes. Si te dispones a empezar este libro desde el principio, esperando encontrar la fórmula para entender qué hay más allá de las imágenes, no te preocupes... no la hay.

(...)

No hay excusas o coartadas externas (en ocasiones, tan artificiales y ajenas a la fotografía, que necesitan manual de instrucciones propio). En este caso, la decisión fue hacerlo así; no es un método a seguir o no seguir. Es una forma de aprovecha la libertad que tiene un proceso de creación y los riesgos que conlleva. Tal vez en el próximo trabajo volvamos a repetir la misma forma ... o no. No hay obligación de ser fiel a una combinatoria con la idea de perfilar un "estilo":

(...)".

Más textos e imágenes, por supuesto, en el libro:

Datos sobre el libro:
MUÑOZ PELLICER, M.A. USA Western National Parks. Blurb. San Francisco, CA (USA). 2010.
Formato: 33×28 cm (13×11 inches), 158 páginas, más de 70 fotografías. Tapa dura.

Utiliza la herramienta de comentarios en esta entrada y/o en la página del libro (web de Blurb), para compartir tus opiniones!